jueves, 1 de marzo de 2012

Canastitas de Berenjena y Tomate

No solíamos ser muy aficionados a la berenjena de pequeños, pues casi siempre que la probábamos, de alguna u otra forma nos sabia amarga a mis hermanos y a mi. Así que mi mamá desistió y nunca mas nos la volvió a preparar.
Después en Australia, continuamente veía unas enormes y bonitas berenjenas en el mercado y siempre observaba que mucha gente la llevaba en sus compras.
Luego la probé en un platillo al salir con mi esposo a un restaurante de comida turca y cambie por completo de opinión. Tenia que haber una forma de quitarle lo amargo, o seria que solo las berenjenas en México sabían así? Leyendo en Internet me encontré que para quitarles lo amargo, puedes solucionar el problema rebanándola y untándola con sal de mar.  Luego dejarla así en un colador escurriendo sobre un plato y con algo pesado encima.
Y se resolvió el problema, después de un par de horas (a veces las dejo toda la mañana) sale el jugo de la berenjena amargo.  A continuación solo les enjuago la sal para al fin prepararlas a mi gusto.
El tip se lo pase a mi mamá, que ahora también prepara recetas con berenjena en sus menús, pues ya nos hicimos aficionadas a ella.
Ahora tenemos nuestras recetas favoritas de berenjena que les iré presentando, siendo estas canastitas una de mis favoritas
Para una fiesta, reunión especial con los amigos o simplemente como una linda botana para disfrutar mientras ves algún juego importante o la entrega de algún premio, estas canastitas no fallan.
Son unos bocados especiales y son muy fáciles de preparar, no tienen mayor ciencia. Además tienen el delicioso sabor de la berenjena y el tomate, que juntos hacen de las mejores combinaciones de sabor. Lo único que toma tiempo es el proceso que acabo de explicar para quitarle lo amargo, pero vale la pena.
Canastitas de Berenjena y Tomate
Para preparar 12 canastitas
Ingredientes:
1 diente de ajo finamente picado
3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
2 cucharadas de mantequilla
1 cucharadita de albahaca seca
Hojas de Pasta Filo
1 berenjena grande en rebanadas sin el rabo
1 tomate grande rebanado en medias lunas
 50 g o mas de queso rallado (de tu preferencia, de los que se funden).
Procedimiento:
1.- Antes de empezar, precalentar el horno a 200 C y tener todo el equipo e ingredientes listos. Tener preparada una charola para 12 muffins engrasada.  La pasta filo debe descongelarse en el refrigerador y sacarse justo antes de usarse dentro de su mismo paquete y cubierta con un pano de cocina húmedo, para evitar que se seque y se quiebre. Siempre seguir las recomendaciones del paquete, que te dirá cuanto tiempo.Si la tenias en el congelador (o nevera), hay que ponerla en el refrigerador unas 3 horas antes o mas, segun digan las instrucciones.
2.- Calentar un pequeño sartén con el aceite de oliva a fuego medio alto, bajar el fuego al mínimo y dorar ligeramente el ajo picado con la mantequilla, sin dejar que se queme y moviendo constantemente.  Retirar del fuego y vaciar a un pequeño tazón con todo y la grasa.
3.- Al pequeño tazón agregarle la albahaca seca o alguna otra hierba seca de tu predileccion, puede ser orégano o perejil y reservar.
4.- Sacar la pasta filo del refrigerador. Con unas tijeras cortar las hojas de pasta filo en cuadros, yo los corte de 9 cm X 9 cm aproximadamente. Use 4 cuadros por canastita, en total 48, las envolví en papel encerado y les puse el paño húmedo encima (que el paño no toque la pasta filo), para tenerlas listas para irlas usando.

5.- Colocar un cuadro en un orificio de la charola de muffins y acomodarlo con tus dedos para darle forma, untar toda la base y lados con el aceite de ajo con una brocha.  Acomodar otro cuadro y repetir untándole aceite, continuar de esta manera hasta terminar con los 4 cuadros. Hacer lo mismo con toda la charola de muffins hasta tener listas las 12 canastitas. Terminar untando un poquito de mas aceite.

6.- Colocar una rebanada de berenjena en el fondo de cada canasta y untar con otro poco de aceite por encima.

7.- Repetir el paso anterior pero con rebanadas de tomate, acomodándolas hasta cubrir la berenjena.

8.- Espolvorear queso rallado encima y meter al horno por 15-20 minutos, girando la charola a la mitad del tiempo o hasta que veas dorados los bordes de la pasta filo.

9.- Dejar enfriar 5 minutos y desmoldar con mucho cuidado.
Nota: Para cortar los cuadros de la pasta filo puedes usar un cuchillo o tijeras.  Para mi resulta mucho mas fácil con las tijeras, por lo mismo delicado de las hojas de pasta filo, así evito que se me rompan. Esta receta es ideal sobre todo cuando tienes sobrantes de pasta filo en el congelador, una buena manera de aprovechar lo que queda!
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por visitarme! Ojala y dejes un comentario, no siempre los contesto por falta de tiempo, pero todos los leo aunque a veces me tarde en publicarlos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...